Escrito por Tendenzias

Alegaciones a la denuncia y proposición de pruebas

Se le pone una multa de tráfico al conductor y el primer pensamiento que se viene a la cabeza es que será imposible no dejar de pagarla, pero esto no es así. Entre los recursos de los que dispone a través de la vía administrativa está las alegaciones a la denuncia y proposición de pruebas. Aquí se explica como se utiliza.

imagen: coches.com

Alegaciones a la denuncia y proposición de pruebas

Tan pronto como se recibe la notificación de la sanción impuesta, el conductor puede presentar alegaciones a la denuncia y proposición de pruebas solicitando el envío de las pruebas para que las pueda examinar, o bien presentando sus objeciones a las denuncia. Los argumentos que se pueden utilizar como alegaciones pueden ser:

  • La infracción ha prescrito: si el conductor no fue parado para que le entregaran la denuncia en la mano, puede alegar prescripción siempre y cuando entre la infracción y el momento en que le notifican la denuncia por correo certificado o su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, han transcurrido estos plazos:
  1. Infracción leve: más de 3 meses.
  2. Infracción grave: más de 6 meses.
  3. Infracción muy grave: más de un año.

Si se rechaza la carta es que se considera de todas formas que se ha efectuado la notificación. Si no se estaba en casa, el cartero debe entregarla dos veces en días y horas distintas. Despuésde producirse la denuncia se publica en el Boletín Oficial de la Provincia, aunque Tráfico tiene por costumbre notificar del hecho por correo ordinario.

  • El conductor era otra persona: cuando se es el propietario, pero no conducía el coche en el momento de la sanción, se debe facilitar el nombre, apellidos, y si se conoce, el DNI de la persona que lo llevaba. De esta manera la sanción será para el que conducía. En el caso de negarse a facilitar esa información o se dice que no se recuerda, se aplicará una sanción de 301 euros, pero no supondrá quitar el carnet. En ocasiones compensa más esta multa por no identificar que la multa principal, que no podrá imponerse a nadie.
  • Los hechos no son ciertos: siempre que se nieguen los hechos, el agente debe ratificar su denuncia, y si este trámite no se cumple es un defecto grave del procedimiento ante el que se puede recurrir. En apoyo de la versión se pueden aportar pruebas como testigos, certificados médicos, facturas de taller, informes periciales o fotografías.

imagen: km77.com

  • Falta de voluntariedad: solamente se le puede sancionar si se infringió las normas de forma voluntaria. Esto quiere decir que si puede demostrar que ocurrió por causas de fuerza mayor, como una avería, o urgencia médica, se debe retirar la sanción. Importante recordar que si no puede probar todo eso, haciendo uso de estas alegaciones es que estará reconociendo que cometió la infracción.
  • Defectos de forma o inconcreción: falta o está equivocado algún dato, como matrícula del coche, modelo, color, identificación del conductor, identificación del agente, fecha, hora, lugar…se pueden señalar todos los que correspondan, pero solamente anulan la denuncia si causan indefensión. Otro defecto de forma es que no le entreguen la denuncia en el momento de la infracción, salvo que sean multas de aparcamiento con el conductor ausente, multas de radar o que las circunstancias del tráfico lo impidieran. Además se puede alegar que la denuncia era demasiado genérica, por ejemplo superar el límite de velocidad, sin especificar cual era ese límite ni a que velocidad se circulaba.

imagen: recurrepuntos.net

  • Solicitud de pruebas: si no le facilitan las pruebas o son defectuosas, la multa se puede anular.

Más información sobre seguridad vial y multas de tráfico, en las siguientes páginas:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos