Escrito por Tendenzias

Alegaciones a la vista de las pruebas

La sanción ya está impuesta, pero no todo está perdido, y es que cuando se nos pone una multa de tráfico, el conductor puede considerar si es justa o no. En el caso de creer que esa denuncia recibida por una infracción de tráfico es injusta, tenemos derecho a defendernos con el fin de retirar la multa. Entre los recuros de los que se pueden hacer uso mediante la vía administrativa están las alegaciones a la vista de las pruebas.

Vía administrativa

El conductor una vez que ha considerado las circunstancias de la denuncia que ha recibido, decide recurrir mediante la vía administrativa. Los recursos que se realizan a través de la vía administrativa se pueden preparar de las siguientes maneras por parte del propio sancionado:

  • Alegaciones a la denuncia y proposición de prueba.
  • Alegaciones a la vista de las pruebas.
  • Recurso de alzada.

Alegaciones a la vista de las pruebas

Cuando el conductor recibe las pruebas, dispondrá de un plazo mínimo de 10 días hábiles para poder formular nuevas alegaciones. Las alegaciones a la vista de las pruebas se dan en los siguientes casos:

  • Prescripción durante el procedimiento. Se puede alegar siempre y cuando entre sus alegaciones y el envío de las pruebas transcurran, contando de fecha a fecha entre cada trámite del procedimiento, las siguientes infracciones:
  1. Infracciones leves: supone un mes de paralización más tres meses de prescripción.
  2. Graves: un mes de paralización más seis meses de prescripción.
  3. Muy graves o por defectos de documentación: un mes de paralización más un año de prescripción.
  • No le remiten las pruebas solicitadas o el agente no se ratifica en su denuncia; en este caso se puede alegar indefensión.
  • Las pruebas no son concluyentes. Circunstancias tan distintas como que el cinemómetro, que es el radar, no se haya sometido a todos los controles metrológicos legales, o que los certificados estén caducados o no coincidan con el aparato que realizó la fotografía. También se puede alegar que el exceso de velocidad se encuentra dentro de los márgenes de error que el aparato puede tener, siendo de un 10% en el caso de que las velocidades sean de más de 100 kilómetros por hora si el radar es móvil, o un 5% si el radar es fijo. Sobre la fotografía que supuestamente muestra la sanción, destacar que las opciones a presentar para poder usar como prueba pueden ir desde que en la imagen captada no se distinga la matrícula, o hasta que sean varios los coches que en ella aparecen.
  • Defectos en la prueba de alcoholemia: las alegaciones que se pueden presentar son tan diversas como las siguientes:
  1. Que no se haya realizado una segunda prueba de soplar, con un intervalo mínimo de tiempo de 10 minutos.
  2. Que no se haya respetado el derecho por parte del conductor a poder solicitar un análisis clínico de orina.
  3. Que el conductor pueda alegar que el etilómetro no había pasado los controles metrológicos.
  • Denuncia llevada a cabo por parte de un controlador de la ORA: en este caso hay que destacar un aspecto muy importante, y es que el controlador si denuncia, la denuncia suya se considera formulada por un particular, por lo que si el sancionador niega los hechos, será preciso que el controlador ratifique su denuncia y se adjunten otras pruebas. En multas de aparcamiento se puede alegar que no está probado que se estuviera causando una perturbación grave en el tráfico, o que el coche no molestaba para nada en el desarrollo del tráfico, por ejemplo en una calle cortada.

Más amplia información sobre todo este asunto, y todo lo que concierne a la seguridad vial, en las siguientes páginas: